27 de septiembre: Jornada Mundial del Migrante y Refugiado 2020

“Como Jesucristo, obligados a huir” es el lema de la 106ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2020 que se celebra el 27 de septiembre. La experiencia de Jesús, obligado a huir, es fundante. Él entiende, acompaña y fortalece a cada persona obligada a desplazarse.

El Papa Francisco, con su mensaje, ha decidido dedicar la Jornada de este año al drama de los desplazados internos, una situación a menudo invisible, que la crisis mundial causada por la pandemia del COVID19 ha agravado. La Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado trata de poner rostro a estas personas vulneradas, rescatándolas de las listas anónimas de cifras. Se trata de sensibilizar a la comunidad cristiana que reconoce a Jesús en cada persona obligada a huir. Y busca sensibilizar a las poblaciones de acogida, por ejemplo a la sociedad española,  para que se abra a la integración y asegure los derechos de estas personas que se han visto obligadas a abandonar su tierra.

Desde Proclade Bética nos unimos a la preocupación y a la denuncia por la nueva regulación de de la política migratoria en Europa y en España. La situación que estamos viviendo con la pandemia no va a frenar el fenómeno migratorio, al contrario, muchas personas se verán afectadas  por la enfermedad y sus secuelas y, sobre todo, por la previsible crisis social y económica que ya se está produciendo. El incendio del campo de refugiados de Moria en Lesbos (Grecia) apremió el nuevo pacto migratorio y de asilo presentado ayer por la Comisión, en vía muerta por los desacuerdos internos de los países de la Unión. La respuesta ha sido más control en las fronteras, más devoluciones y una “solidaridad flexible” para acoger a las personas refugiadas. Nuevamente decepcionante y muy lejos de afrontar los retos a corto y medio plazo que se plantean en torno a la movilidad humana.

Seguimos reclamando que todas las medidas que se adopten respeten la dignidad de las personas migrantes. Para ello, y apoyándose en los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, es imprescindible el trabajo en Red entre todas las instituciones de Iglesia unidas al esfuerzo de las otras instituciones de la sociedad civil.

Apoyo a personas migrantes en San Isidro de Níjar (Almería)

Proclade Bética, en colaboración con las Hermanas Mercedarias de la Caridad, trabajan por la dignidad y el ejercicio de los derechos humanos en la población inmigrante en San Isidro de Níjar (Almería) desde el año 2005. El proyecto contempla diferentes actuaciones para promover la integración social de las personas migrantes en la localidad.

Para saber más acerca del proyecto de apoyo a personas migrantes en Níjar, pincha aquí.

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario