Balance del Hogar Lerchundi del año 2021

22 de diciembre de 2021. Con la llegada de los últimos días del año, es el momento de hacer balance de todo lo sucedido en este 2021 que sigue estando marcado por la pandemia del COVID-19. En cualquier caso, se han podido retomar actividades, siempre teniendo en cuenta una serie de medidas.

La familia del Hogar Lerchundi es la primera en analizar lo sucedido en este año y queremos compartirlo con vosotros y vosotras:

 

El 2021 llega a su fin en el Hogar Lerchundi y nos gustaría compartir qué ha significado este año para nosotros. Como para todo el mundo, el año ha seguido estando marcado por la pandemia, lo cual ha variado nuestra forma de trabajar. Sin embargo, con el paso de las semanas y de los meses, debido a las medidas tomadas por las autoridades marroquíes, la más destacada la vacunación, hemos ido recuperando poco a poco la ‘normalidad’ y nos ha permitido poder recuperar actividades, propuestas y recursos que hasta antes del COVID-19 veníamos ofreciendo.

 

La idea principal al inicio de este 2021 era mantener las medidas de seguridad aplicadas cuando el Hogar Lerchundi reabrió sus puertas en octubre de 2020. Proporcionando un entorno seguro, reduciendo el número de niños y niñas que podemos acoger y siguiendo unas normas de comportamiento, el final del curso 2020/2021 pudo realizarse con relativa normalidad. Los y las menores siguieron acudiendo al centro, comiendo y estudiando en las clases. Para ese periodo de tiempo cumplimos con lo que consideramos como mínimos de nuestro trabajo.

  

Para el nuevo curso 2021/2022, con la pandemia remitiendo y la vacunación avanzando, el inicio del curso se retrasó tres semanas para vacunar a niños y niñas de 12 a 18 años, hemos podido ir recobrando las actividades realizadas con anterioridad a marzo de 2020. Además de ofrecer una alimentación equilibrada, también hemos vuelto a trabajar en la higiene al poder reabrir las duchas para los niños y las niñas que lo necesiten, junto con la salud buco-dental después de cada comida. A esto le sumamos la visita al dentista cuando es necesario. También hemos recuperado los tratamientos contra los piojos y estudiantes de una academia de peluquería y estética vienen de forma regular a peinar y cortar el pelo a los y las menores.

También podemos mantener reuniones con las familias para informarles de qué seguimos haciendo y para pedir colaboración en las actividades que vemos necesaria su aportación.

En el nuevo curso, nuestra intención es volver a abrir el Hogar Lerchundi al barrio en el que estamos, el Quartier Espagnol, y al resto de la ciudad de Tánger. Para ello estamos en contacto con varias asociaciones locales que nos pueden ayudar cuando lo necesitamos y que recurren a nosotros si ven que podemos serles de apoyo.

Además, en esta primera parte del año hemos tenido nuevas actividades como clases de yoga, de malabares y acrobacias y entrenamientos de fútbol. Para nuestros ex alumnos y ex alumnas hemos abierto clases de español.

Para acabar, qué pedimos al 2022 que llega: queremos seguir trabajando con la mayor normalidad posible y que nuestra vida no se vea interrumpida por nuevas variantes del virus, nuevas restricciones y nuevas limitaciones. Si esto es posible, nosotros continuaremos ofreciendo nuestra mejor versión para los niños y niñas, trabajaremos con las familias y pensaremos cómo dar un acompañamiento integral.

Esperamos que 2022 traiga para todos y todas aquello que pedimos.

 

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario