DÍA DE ÁFRICA: Cambio climático y migraciones internas

El sábado 25 de mayo se celebra el Día de África, como cada año se conmemora la creación de la Organización de la Unión Africana (OUA). La fecha invita a volver la mirada a un continente cercano que vive sumido en una crisis estructural manifestada en conflictos y violencia, expolio y degradación ambiental.

En PROCLADE BETICA, como ONGD que apoya proyectos en África, queremos centrar la atención de este día en dos temas de plena actualidad e íntimamente relacionados: las migraciones de la población africana y los efectos del cambio climático en el continente.

Los informes de seguimiento del Cambio Climático (IPCC) afirman en sus últimas versiones que el calentamiento regional que sufrirá África durante este siglo será más rápido que la media global, e incluso, en algunas zonas una o dos décadas antes que el resto del planeta. Una primera evidencia es el desplazamiento de algunas especias de peces hacia otras latitudes, lo que ya ha arruinado las economías de algunas comunidades pesqueras, especialmente en Gambia y Senegal. Otras evidencias son la reducción en un 82% de la extensión de nieves permanentes del Kilimanjaro o del 10% del Lago Chad desde 1960. El aumento de la temperatura del océano índico explica igualmente la reducción de monzones y lluvias entre marzo y junio en el este africano y en general de las precipitaciones en el norte de África, que han provocado en 2019 una emergencia humanitaria sin precedentes.

Causas climáticas explican una buena parte de los movimientos migratorios de la población africana tanto interna como externa. En un reciente informe del Banco Mundial (Groundswell: Preparing for Internal Climate Migration), se analiza este fenómeno y se hacen proyecciones. El informe se centra en tres regiones, entre la que destaca África al sur del Sahara y en él se advierte que, a menos que se tomen medidas urgentes de acción climática y en materia de desarrollo, para 2050, más de 86 millones de migrantes norteafricanos internos por motivos climáticos. Estas personas se verán desplazadas por las sequías, las malas cosechas, el aumento del nivel del mar y las mareas de tormenta.

Es importante que analizar el cambio climático como otro factor de inequidad. A pesar de que áfrica es responsable de tan sólo el 3% del total de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), es uno de los continentes que con mayor intensidad sufrirá las consecuencias del calentamiento global. A ello se suma el continuo expolio de bienes y recursos que sufre no solo es responsable de la existencia de numerosos estados frustrados en el continente, sino que ha privado y sigue privando a la población de recursos fundamentales para su supervivencia.

PROCLADE BETICA apoya diferentes proyectos en África. Te invitamos a conocer uno de ellos y a apostar por esta manera de comprometerse con la justicia y los derechos de este continente.

Creación de una biblioteca comunitaria en Vidri Cité, Port Bouêt, Costa de Marfil.

El proyecto plantea la creación de una biblioteca-ludoteca para animar a la lectura y disponer de juegos y otros recursos educativos. Se quieren desarrollar actividades para más de 1000 chicos y chicas (entre 0 y 17 años), con un enfoque participativo, que puedan promover la cultura y complementar la formación escolar: concursos de poesía, dictado o matemáticas; obras de teatro; talleres de informática, escritura o audiovisuales.

Este proyecto trabaja el Derecho a la Educación en espacios no reglados, lo cual es una iniciativa novedosa en la zona que favorecerá no sólo a los estudiantes sino también a las familias de la comunidad. Su punto fuerte es la creación de un espacio cultural que promoverá hábitos saludables y será lugar de encuentro y participación de jóvenes con dificultades para la inserción laboral y sin recursos.

Costa de Marfil enfrenta un problema de alfabetización muy importante. La escuela sigue siendo muy cara y no accesible para familias sin recursos. Comprar libros escolares se convierte en un lujo que casi nadie se atreve a soñar. Esta situación dificulta mucho la vida escolar de los niños y niñas y afecta negativamente su desempeño. Cuando llegan a la edad adulta la falta de preparación les impide el acceso al trabajo y la única alternativa es la emigración. El proyecto pondrá a disposición de las familias de un centro de lectura y animación educativa, una biblioteca y una ludoteca que les permita consultar in situ, así como en el hogar, libros, juegos y medios audiovisuales educativos. Con ello se pretende elevar el nivel de los estudiantes y completar la falta de personal docente (con ratios desproporcionadas entre profesores y alumnos).

Los misioneros claretianos actúan de contraparte y asumen el 60% de la financiación. Se solicita apoyo por valor de 9.692 euros.

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario