Día Internacional de la Educación 2021

El calendario ha deparado que en las próximas fechas se conmemoren días importantes en materia de educación y medio ambiente. Aunque en diferentes artículos, nos gustaría manifestar nuestras ideas y líneas de actuación girando en torno a:

  • Día Internacional de la Educación (24 de enero).
  • Día Mundial de la Educación Ambiental (26 de enero).
  • Día Escolar de la Paz y la No Violencia (30 de enero).

 

El 24 de enero se conmemora el Día Internacional de la Educación, una fecha proclamada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para concienciar a todo el planeta de la importancia de la educación, no solo en términos de derechos sino de desarrollo, ya que la educación de calidad, inclusiva y al alcance de todas las personas es imprescindible en la Agenda de Desarrollo 2030. Concretamente, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS 4) buscar garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todas las personas.

La educación es la base para una sociedad justa, igualitaria y autosuficiente. Además, aumenta la calidad de vida y el potencial de crecimiento socio cultural y económico de un país. Hace a las sociedades fuertes en términos sanitarios, ahora tan necesario. Por eso, la educación ayuda a erradicar la pobreza y el hambre, contribuye a mejorar la salud, promueve la igualdad de género y puede reducir la desigualdad.

 

Queda trabajo por hacer

A pesar de que faltan solo 10 años para que los gobiernos tengan que haber cumplido los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, adoptados por los Estados miembros de las Naciones Unidas, queda mucho trabajo por hacer para lograr el derecho a la educación universal.

Algunos datos que nos encontramos son:

  • Según la ONU, en 2019, casi 260 millones de niños y niñas no asistieron a la escuela, siendo las áreas en entornos de conflicto las que se vieron más gravemente afectadas: alrededor del 50 por ciento de la infancia sin escolarizar vive en zonas de conflicto.
  • África Subsahariana tiene el record de infancia sin escolarizar.
  • Los conflictos y guerras impiden que la infancia pueda asistir al colegio, durante y una vez finalizado el conflicto.
  • La infancia refugiada tampoco puede asistir al colegio, alcanzando la cifra de 4 millones quienes carecen de este derecho fundamental.
  • A la infancia con capacidades diferentes con frecuencia no se les permite asistir a la escuela.
  • Las niñas son particularmente vulnerables al abandono escolar, debido al acoso sexual, al matrimonio infantil y a la discriminación de género. Los ataques con ácido de los talibanes contra niñas que asisten a la escuela son tan solo la punta del iceberg.

Aunque la mayoría de menores sin escolarizar se encuentran en países empobrecidos, también existen brechas enormes y crecientes en el acceso y en el aprendizaje en los países de ingresos medios y altos. El origen del problema no siempre es la pobreza, sino la discriminación arraigada y la exclusión sostenida, perpetuada por la impunidad de los gobiernos que mantienen a la infancia fuera de sus sistemas educativos, incluso mediante una inversión insuficiente en la educación.

La educación es un derecho que deben garantizar todos los gobiernos para romper el ciclo de pobreza y facilitar la participación plena, tanto económica como social, de la infancia, la adolescencia y las personas adultas en sus comunidades.

 

Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19

Durante el confinamiento por la pandemia de COVID-19 que ha afectado al mundo entero, la educación ha sido uno de los aspectos más dañados, ya que millones de niñas y niños no han podido ir a la escuela, y ha supuesto la falta de escolarización de los más vulnerados, sobre todo en los países empobrecidos,  en las campos de refugiados y  en los barrios marginados de todo el mundo.

Así, en este 2021, el lema del Día Internacional de la Educación se centra en la recuperación y la revitalización del derecho a la educación para una generación entera que se ha visto afectada.

 

La Educación Cambia Vidas y Si el Mundo Fuese un Iceberg

Como no podía ser de otra manera, Proclade Bética no es ajena a los cambios que se están produciendo en el mundo debido a la pandemia, así como los que hacían falta antes de que se produjera en cuanto a la necesidad de promover una educación de calidad en todas las partes del mundo.

Entre sus proyectos se encuentran ‘Si el mundo fuese un iceberg’ y ‘La Educación Cambia Vidas’:

Si el Mundo fuese un Iceberg  

Es un proyecto de educación para el desarrollo que ha llevado a cabo Proclade Bética -con el apoyo de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo- y que va dirigido a centros educativos andaluces, grupos de voluntariado y ciudadanía en general. Con un videojuego como principal herramienta pedagógica, se pretende impulsar la reflexión y la acción personal y colectiva en el cambio hacia un modelo de desarrollo basado en la igualdad de género y en la conciencia ecológica y medioambiental.

La Educación Cambia Vidas’ (ECV)

Es la apuesta de Proclade Bética por el derecho a la educación de los niños y niñas en las zonas más empobrecidas. Se desarrolla en 5 países a través de 6 proyectos educativos plurianuales, con el objetivo de garantizar la finalización del ciclo escolar y una educación que tenga como motor el desarrollo integral de la persona. Los proyectos son: ECV en la India, ECV en Argentina, ECV en Zimbabwe (el Proyecto Karikoga y Proyecto de Estudios Universitarios), ECV en la República Democrática del Congo, y ECV en Marruecos.

 

Tela: Niños esclavos en las minas de coltan en el Congo

Tela: Activismo en los barrios marginados

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario