Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial: que no se nos olvide que todas las personas somos iguales

19 de marzo de 2021. El 21 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. En 1960 la policía abrió fuego en una manifestación pacífica contra las leyes del apartheid que se realizaba en Sharpeville (Sudáfrica), asesinando a 69 personas. Seis años después, en 1966, la ONU proclamó este día, pidiendo a los países y a la comunidad internacional, que redoblen los esfuerzos para eliminar todas las formas de discriminación racial.

El sistema del apartheid en Sudáfrica ha sido desmantelado desde entonces. En muchos países se han suprimido leyes y prácticas racistas, pero no hay que olvidar que aún así, el racismo, la xenofobia y la intolerancia son problemas comunes en todas las sociedades. Las prácticas discriminatorias son frecuentes, sobre todo contra las personas migrantes, refugiadas y los afrodescendientes.

A veces, conviene recordar lo que dice el artículo 1º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos” y el artículo 2º, “toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza o de cualquier otra índole”. Este año Naciones Unidas plantea el lema “La juventud se alza contra el racismo”, poniendo el foco en las acciones que jóvenes de todo el mundo han protagonizado en protesta por los brotes de racismo que se han acusado con motivo de la pandemia del COVID-19.

El racismo y la intolerancia pueden adoptar diversas formas, desde la negación de los principios básicos de igualdad de las personas hasta la instigación al odio y la violencia, dividiendo pueblos y sesgando vidas humanas. Pero también existe la intolerancia sutil y cotidiana, que se manifiesta en conversaciones, actitudes diarias, situaciones muy habituales, y contra la que nosotros y nosotras podemos actuar, reconociéndolas y combatiéndolas, por ejemplo, convirtiéndonos en agentes que frenan y combaten los rumores y los bulos.

Por todo ello, desde Proclade Bética no nos olvidamos de alzar la voz para denunciar una realidad que sigue siendo demasiado cotidiana y que vulnera los derechos y las oportunidades de millones de personas en el mundo.

Agentes Generadores de Cambio

Sobre este tema también se habla en nuestro programa Agentes Generadores de Cambio: Escuela-Ciudad-Planeta, que en colaboración con la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), llevamos a cabo desde el Área de Educación para el Desarrollo y que empapa a toda Proclade Bética con su deseo de transformar a las personas individual y colectivamente para conseguir un mundo mejor.

Precisamente, ‘Bibliotecas Humanas’ es un programa que trabaja la interculturalidad y la movilidad humana. Reúne a personas locales y personas que alguna vez han migrado para profundizar en las causas de la migración, derechos humanos, la riqueza de la diversidad… y, con la intención de que los sujetos protagonistas sean los que comuniquen, se trabaja la historia de vida de las personas que han migrado. Esta actividad culmina con una acción de calle: en un espacio público, se crea una biblioteca humana donde las personas migradas se convierten en libros que los transeúntes pueden leer.

#LuchemosContraElRacismo #AgentesGeneradoresDeCambio #BibliotecasHumanas #EnProcladeSomosAGC #AGC

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario