Día mundial de las personas migrantes 2020

Son más de 280 millones las personas migrantes en el mundo. Muchas de ellas emprendieron un viaje forzadas por la pobreza, la amenaza, la guerra… buscando una vida digna y un futuro de mayores oportunidades.

La migración no es un fenómeno nuevo, ni debería ser considerado un problema. Los desplazamientos humanos han conformado las sociedades que conocemos y lo seguirán haciendo, en un mundo globalizado todavía más rápidamente, dibujando comunidades abiertas, diversas y multiculturales.

Lo que se percibe hoy como “problema” asociado a la migración -y como drama desgraciadamente-, se debe al empeño de negar lo reconocido en la Declaración Universal de los derechos Humanos (art. 13.2 y 14.1) cerrando fronteras a determinados grupos y colectivos empobrecidos e impidiendo, de facto, la protección obligatoria para personas perseguidas o en circunstancias en las que pueda peligrar su integridad, dignidad o derechos. Esta política de fronteras se traduce en la imposibilidad de encontrar vías seguras a millones de personas y exponerlas al riesgo extremo e incluso a la muerte. Muy cerca de nosotros, el drama se hace rostro concreto en la travesía desde las costas de Senegal hasta Canarias o desde Marruecos a Andalucía.

El lema para 2020 para el Día Internacional de las Personas Migrantes que se propone desde la ONU  Nosotros Juntos’ se centra en las historias de cohesión social tan variadas como cada una de las personas que toman la decisión de cambiar de país, o son obligadas a salir de sus hogares por distintas circunstancias. Aprendemos juntos, vivimos juntos, trabajamos juntos o jugamos juntos, porque es la única manera de avanzar en sociedad.

Desde Proclade Bética celebramos este día con el recuerdo  y la oración por todas las personas que han perdido la vida como consecuencia de políticas migratorias injustas e inhumanas, con la solidaridad con aquellas que no se sienten acogidas en nuestras ciudades y sufren exclusión y rechazo, con la reivindicación de vías seguras para quienes se ven abocados a la migración y desde el compromiso para generar procesos de desarrollo local y condiciones para la paz que permitan elegir a las personas quedarse en sus lugares de origen con oportunidades de una vida digna y segura.

Gracias al misionero claretiano José Antonio Benítez cmf podemos acceder a reflexiones que nos permiten acercarnos a la realidad migratoria y sensibilizarnos con esta realidad. Te invitamos a seguir su blog (pincha aquí).

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario