El pulmón de las delegaciones de Proclade Bética

Aprovechando el Día Internacional del Voluntariado (5 de diciembre), en estos días desde Proclade Bética andamos recordando nuestro Plan de Voluntariado 2019-2023, que contempla y promueve experiencias internacionales de corta, media y larga duración, pero también en las diferentes delegaciones con las que contamos.

Las personas que trabajan como voluntarias en las delegaciones participan en diferentes áreas y actividades según su disponibilidad de tiempo y sus capacidades.

Con independencia de esto, el Plan prevé que todas ellas se incorporen a un itinerario de formación y acompañamiento de forma que su actividad voluntaria les sirva para crecer en conocimiento, habilidades y sentido crítico de las realidades sociales que determinan la exclusión, la pobreza o el deterioro ambiental.

Actividades variadas  

En el equipo ejecutivo de las delegaciones, algunas personas realizan un servicio interno hacia el corazón de la organización con el delegado o delegada en su coordinación, mientras que otras desempeñan tareas de administración de recursos, comunicación, atención al voluntariado, etc.

Hacia afuera, las actividades se multiplican de acuerdo con la propia vitalidad y capacidad en la planificación de las mismas, siempre en relación con las líneas estratégicas marcadas por la organización: participación en las redes locales para el desarrollo (coordinadoras locales, plataformas de incidencia…); diseño, organización y desarrollo de actividades de Educación para el Desarrollo (EpD) y sensibilización, movilización, denuncia e incidencia, actividades para apoyar y financiar proyectos de cooperación para el desarrollo…

El Plan de voluntariado pone especial atención a la necesidad de implicarse e incidir en los entornos locales y, en la medida de las posibilidades y recursos de cada delegación, promover, articular y acompañar un voluntariado social que pueda dar respuesta a la demanda de personas y contextos cercanos a la familia claretiana.

También se incide en la necesidad de generar espacios y actividades protagonizadas y orientadas a la participación de las personas más jóvenes, como prioridad para la organización.

Por último, dejamos la experiencia de María Dolores Amaro, delegada de Proclade Bética en Córdoba, que nos deja unas palabras sobre lo que es para ella el voluntariado:

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario