NAVIDADES CON PROCLADE-MANOS JÓVENES EN CEUTA 2023

El grupo de jóvenes de Proclade ha vivido una experiencia de encuentro durante las navidades en Ceuta junto a la asociación Elín, conociendo y compartiendo con personas que están en su trayecto migratorio y que viven en el CETI (Centro de Estancia Temporal para Inmigrantes)

La juventud perteneciente a Proclade inició el curso con la creación de sus equipos y comisiones. Entre los objetivos establecidos, destacó la necesidad de inmersión en la comprensión de la realidad migratoria y la interculturalidad. 

Con miras a enriquecer su perspectiva y vivir la Navidad de manera diferente, el grupo manifestó su interés en la organización de una experiencia. La elección del destino recayó en Ceuta, estableciendo colaboración con la asociación Elín.

La decisión de adentrarse en la realidad de la frontera sur de Europa fue concebida como una oportunidad para profundizar en su proceso formativo, comprendiendo mejor las dinámicas que acontecen en dicho contexto. No todo el grupo de jóvenes pudo viajar, pero sí participar de las formaciones previas, acompañando a sus compañeras y enviándolas a esta experiencia.

 

Formación previa en Sevilla con Teresa y Armel, de la Asoc. Elín

¿Cómo ha sido la experiencia?

La iniciativa trascendió las expectativas; se convirtió en una experiencia enriquecedora de encuentro con numerosas personas provenientes de Mali, Sudán, Senegal, Guinea, Argelia, entre otros lugares. Durante un período de cinco días, los participantes tuvieron la oportunidad de sumergirse en la realidad que implican las políticas migratorias implementadas por España y la Unión Europea.

Fue una vivencia que permitió percibir y entender la vulneración de derechos que enfrentan aquellos que se ven afectados por estas políticas, estableciendo vínculos significativos con las personas que padecen estas situaciones. Y aumentando las ganas de comprometerse y seguir trabajando por un mundo más justo.

Valla de Ceuta 2023. Benzú
Presentación de la Asoc. Elín

Por las mañanas había formaciones, visita a la valla, y por las tardes encuentros, actividades, clases de español, donde se promovía la acogida en igualdad desde las riquezas que cada persona aporta.

Salida turística al centro de Ceuta

Otras de las riquezas vividas fue la convivencia con familias de la Asociación Elín provenientes de la península, que también decidieron pasar las navidades allí, compartiendo los verdaderos valores de la Navidad, la fraternidad, la acogida, la sed de justicia y el respeto

A continuación dejamos algunos testimonios de las personas que han vivido esta experiencia:

 

ALONSO:

¿Qué ha sido Elín para mí?

Elín ha sido mucho más que una experiencia gratificante. Elín ha sido un oasis lleno de maravillosas personas con un mismo objetivo, convertir nuestro mundo en un refugio en el  que todas las personas seamos libres e iguales, guiadas por la Paz y la fraternidad.  Además de conocer a increíbles personas, he podido conectar con ellas y sentir su afán por cambiar el mundo y sus vidas, que por desgracia y culpa de la sociedad se les ha vulnerado y arrebatado todo sus derechos y todo aquello a lo que llamaban hogar.

Únicamente estando 5 días me han bastado para ver la realidad que nos rodea con otros ojos, unos ojos que van más allá de una simple mirada, ya que no se centran en el mundo superficial, sino en comprenderlo y entenderlo como si de una persona se tratase. 

Me ha hecho darme cuenta en profundidad de las injusticias que se producen únicamente por haber nacido en un determinado sitio, por tener un color de piel diferente, por adorar a un Dios ajeno o por el dinero que tengas reunido en tus bolsillos. Al darme cuenta de estos genocidios sociales, Elín ha levantado en mi corazón una lucha social irrevocable.

Gracias Elín por ser como sois. 

Carrera cooperativa organizada por Elín

MARINA:

Para mí, Elín fue un pequeño oasis en mi vida diaria. Todo lo que viví allí superó con creces mis expectativas. Nunca esperé recibir tanta acogida, amor y alegría en tan solo unos días.

La labor que hacen Paula, Cande y Ramsés es increíble, y la actitud que los chicos tienen aún más. Desde el primer momento me sentí como en casa, porque esa pequeña asociación hace que te quieras quedar allí para siempre: ayudando a todos, pero, más importante, siendo ayudada por todos. Eso es lo que más destacaría del viaje: cómo Elín hace que recibas más de lo que des, porque allí todo lo bueno se multiplica por mil.

Lo que me llevo de allí es quizá la capacidad de superación que tienen los chicos, porque, a pesar de todo lo que han pasado, siempre tienen una sonrisa en la cara y unas ganas de aprender abrumadoras. También me gustaría destacar todas las actividades que hace la asociación, desde la carrera hasta la salida al centro de la ciudad, que me dejan momentos inolvidables. Vengo, también, con las fuerzas renovadas para luchar por los derechos de los migrantes y con la convicción de que esa realidad tan dura, la migración, es mi futuro: en Ceuta, mi vocación de ser abogada de extranjería se ha hecho cada vez más fuerte.

Ahora, solo puedo tener hacia Elín y hacia todas las personas que me acompañaron en esta experiencia palabras de agradecimiento, porque estoy segura de que sin ellos la experiencia hubiera sido completamente diferente. Gracias, gracias y gracias por darme una de las Navidades más bonitas de mi vida. 

Preparación de los trofeos de la carrera solidaria y cooperativa

Aquí puedes ver más fotos de la carrera

https://photos.google.com/share/AF1QipM9bY7XCxpKcCveXOerlsHDkoTb4QyJAxTo6F9Nzz6NIqctX7lo43Ue8uGeTJvhNg?key=X0N6dEFoTG9tNEpjZHFMczhRMkNjbmtaR3dLNVB3

 

RAQUEL:

“Por Él soy llevada a donde quiera que voy” ✞

Decidí ir a Ceuta con los ojos vendados, totalmente a la aventura. Ligeros de equipaje, pero llenos de fe… Confiando en lo que el Señor quisiera regalarme. Por ello, quería dejarme sorprender por Él.

Tanto fue así que, tras llegar a Ceuta, la venda de mis ojos desapareció y con ella se fueron todos mis miedos. Tantas miradas, abrazos, manos tendidas para sujetarte en el camino, corazones dispuestos a entregar vida y a acogerla… Tanta vida expresada en forma de tantas y tantas personas.

Y así fue. Colores, muchos. Culturas, muchas. Inquietudes, muchas también. En cambio, un único objetivo, pero compartido por todos. Esa aspiración tan de siempre. Tan de todos: El AMOR.

Y, gracias a Elín, se nos ha otorgado la gran oportunidad de hacer cada día de lo ordinario, algo extraordinario. Hacer realidad nuestro sueño. Alentar una revolución; la revolución de la libertad y del amor. Del amor de Dios. La de amarnos a nosotras/os como Él nos ama. Y, así, amar a los demás como Él los ama.

GRACIAS INFINITAS ELÍN, por demostrarme desde el minuto uno que quien tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo. De ahí que, decidí abrir cada mañana la ventana y el corazón. El sol inundaba mi habitación, y el amor inundaba mi alma. Así, me enseñasteis a amar a todo(s), con todo el corazón. Porque el que ama; corre, vuela y se alegra.

Esa alegría que ha de ser misionera, porque esta no es para uno, sino para llevar algo… Lo cual se traduce en: ganas de luchar por la vida y beber con sed de ese agua de la vida.

Sin duda, un trocito de mí se queda para siempre en Elín. Y, desde entonces, los latidos de mi corazón nunca volvieron a ser silenciosos… ¡En ellos siempre resonarán sus nombres e historias y, qué bendición TAN grande!

Gracias por regalarme la posibilidad de disfrutaros y por hacerme vivir una de las Navidades más bonitas de mi vida. Eternamente agradecida.

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario