Memoria 2019 de Proclade Bética: 25 años

Presentamos la memoria de 2019 de Proclade Bética, año en el que se celebra el 25 aniversario de la fundación de la organización. La generosidad y el esfuerzo de muchas personas han hecho posible recorrer un nuevo tramo del camino hacia lo que constituye nuestra principal motivación: un cambio personal y global que nos lleve a un mundo más justo, igualitario y sostenible.

Los contenidos muestran las actividades desarrolladas en el año, intentando un acercamiento a todos los proyectos, a las personas que los han hecho posibles aquí y allá y a las que se han beneficiado. Nos gustaría llamar la atención sobre dos aspectos:

Por un lado, la intensificación del compromiso de Proclade Bética con el derecho a la educación, entendido como la mejor herramienta que posibilita un desarrollo humano estructural y pleno. El programa plurianual Educación Cambia Vidas se ha completado en este año con algunas actuaciones para dotar a los centros educativos de medios que garanticen la calidad de los procesos entre niños y niñas más vulnerables (Costa de Marfil, India, Uganda).

Por otro lado, la apuesta por fortalecer las líneas de Sensibilización-Educación para el Desarrollo y de promoción del Voluntariado. De hecho, se ha cambiado el orden tradicional de la publicación, para que, lo que se refiere a esta área estratégica, ocupe las primeras páginas. Los esfuerzos en Cooperación Internacional para el Desarrollo y Acción Social, sin disminuir, no tendrían plenamente sentido si no se refuerza en nuestro entorno que las personas transformen sus modos de vida y los valores que los sustentan.

Hace 25 años algunas personas soñaron con una herramienta que diese servicio a las misiones claretianas en el mundo. El nacimiento oficial de la Asociación Promoción Claretiana para el Desarrollo Bética (Proclade Bética) se produjo el 3 de enero de 1994, aunque sus antecedentes históricos se remontan a los primeros años de los 80, como fruto de la inquietud de un grupo de personas laicas comprometidas con la promoción del desarrollo integral de las comunidades indígenas, heredera de una amplia trayectoria de trabajo de los Misioneros Claretianos de la Provincia Bética en favor de los pueblos más empobrecidos.

Lo que hoy es Proclade Bética se debe a las muchas personas que sintieron la llamada de seguir a Jesús de Nazaret en medio del mundo, promoviendo los valores que Él mismo nos enseña de justicia, fraternidad y paz, y que hoy en día lo siguen sintiendo.

¡Gracias a cada una de ellas!

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario