Mes de abril, mes del agua en Proclade Bética

Durante este mes de abril, Proclade Bética, os invita a reflexionar sobre la importancia del agua en nuestras vidas.

El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, así como los servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental.

El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas ya que incide directamente en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, a la salud humana y al medio ambiente.

En 2010, las Naciones Unidas reconocieron que “el derecho al agua potable y el saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos”.

Por derecho humano al agua se entiende el derecho de toda persona, sin discriminación, a disponer de agua suficiente, segura, aceptable, accesible y asequible para uso personal y doméstico, y comprende el agua para el consumo, el saneamiento, la colada, la preparación de alimentos y la higiene personal y doméstica.

El derecho al Saneamiento, implica que toda persona, sin ningún tipo de discriminación, debe tener acceso físico y económico a servicios de saneamiento que sean seguros, higiénicos, aceptables social y culturalmente, que proporcionen privacidad y aseguren la dignidad.

Proyectos de Proclade Bética

Proclade Bética trabaja para que esto sea posible y muestra de ello son algunos de los proyectos apoyados o que se pretende apoyar en este año 2019.

Bomba de Agua para el Centro Familiar Makoko en Musoma, región de Mara, Tanzania. El proyecto cofinanciado por el Ayuntamiento de Málaga, consiguió la renovación de las bombas de suministro de agua del Centro Familiar Makoko, beneficiando a 800 personas que habitualmente acuden a los diferentes servicios que ofrecen: escuela primaria, escuela secundaria y centro sanitario. El agua para el Centro se bombea desde el Lago Victoria, que se encuentra a 2 Kilómetros. El Centro Makoko cuenta con una bomba de agua que se instaló en el año 1997 y desde entonces ha suministrado agua segura y suficiente a las personas usuarias del centro y de todos los proyectos que abarca. Debido a la gran cantidad de polvo y desechos que se vierten en el lago las bombas de agua se quedan atascadas y el centro no tiene agua durante varios días hasta que la bomba es reparada: el último estudio que se hizo para corregir este problema con algunos expertos de Mwanza, indicaron que la bomba de agua estaba en uso demasiados años, por lo que era el momento de cambiarla, así como de instalar un nuevo tendido de tuberías ya que las instalaciones anteriores estaban oxidadas y podían causar que las bombas volvieran a bloquearse una y otra vez, además de la posibilidad de que las personas enfermaran debido a las tuberías oxidadas.

Sistema de Agua Potable en el municipio de El Paisnal, departamento de San Salvador, El Salvador. Este proyecto cofinanciado por la Agencia Andaluza de Cooperación internacional para el Desarrollo y la Clínica Ponce Carpintero ha beneficiado a 103 familias (412 personas) de la comunidad Rutilio Grande. Tenía la finalidad de ser una propuesta factible para resolver la falta de acceso al agua potable y los problemas que ello conlleva. La mayor parte de las familias campesinas de la comunidad tenían que recoger el agua de pozos y ríos: el Río Sucio, el más grande que atraviesa este municipio, contiene un nivel de contaminación que representa 1.100 veces la norma permitida, sin embargo dicha agua era utilizada para uso doméstico, producción de hortalizas, producción ganadera y para consumo humano. Por lo que en la región se daba una alta incidencia de problemas gastrointestinales. Una vez finalizado el proyecto, se cuenta con un depósito y la canalización hasta los hogares de las familias de la comunidad, mejorando sus condiciones higiénicas y sanitarias y ahorrando el tiempo dedicado al acarreo del agua.

En 2019 se ha solicitado apoyo para un sistema similar en la comunidad de Los Rivas, municipio de Aguilares (El Salvador) que pueda solucionar la misma problemática.

Construcción de letrinas para mujeres jóvenes en el Centro de formación CDK de Kingandu (R.D. Congo). A través de este proyecto queremos mejorar las condiciones de vida de las mujeres de Kingandu, concretamente en lo referente al saneamiento y sus repercusiones en la salud y en la de sus hijos. Para ello planteamos la instalación de un sistema de letrinas y duchas en el Centro CDK de Kingandu, un centro gestionado por los Misioneros Claretianos que ofrece formación profesional para la promoción de la mujer rural, especialmente mujeres jóvenes que son madres y no encuentran aceptación en sus familias o comunidades. Allí residen en un albergue con sus hijos y pueden estudiar diferentes especialidades técnicas.

Pincha aquí para saber más de los proyectos de Tanzania, El Salvador y R.D. Congo.

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario