Proclade Bética lucha por la inclusión y la defensa de los derechos de las niñas y las mujeres… SIEMPRE

Antes, ahora y en el futuro, el compromiso de Proclade Bética no está condicionado por discursos ni por coyunturas políticas.

Ha sido constante nuestro esfuerzo por denunciar y sensibilizar respecto a la vulneración de los derechos de las mujeres en todos los rincones del mundo, posibilitar el derecho a la educación de las niñas, apoyar proyectos de empoderamiento social y económico de las mujeres y de prevención y acompañamiento de víctimas de violencia de género.

Todo esto no es consecuencia de una posición ideológica, sino de una contemplación creyente de la realidad. Nuestra apuesta por las mujeres no es moda, ni pose oportunista, ni se despierta desde una amenaza que ahora sólo es más explícita y cercana… es una cuestión de lucha por la justicia, la igualdad y los derechos humanos. En eso ni un paso atrás.

Las primeras

Proclade Bética planteaba ya hace años mediante la campaña de sensibilización “¿Por qué la pobreza tiene rostro de mujer?”, en la que ponía de manifiesto que, en muchos lugares del mundo, las niñas y las mujeres son las primeras y más directas víctimas de la exclusión y la violencia: se dificulta su acceso a la escuela y se les impide completar sus estudios; son forzadas a matrimonios de conveniencia y a embarazos precoces; trabajan la tierra pero no pueden ser propietarias o tomar decisiones sobre la producción; cobran menos que los hombres haciendo el mismo trabajo; asumen las tareas de cuidados y mantenimiento del hogar sin ningún reconocimiento; una de cada cinco en el mundo es víctima de violencia física y/o sexual antes de los 50 años, práctica que es considerada desde hace siglos como un arma más en todos los conflictos y las guerras…

Todo esto son hechos objetivos, realidades, dramas que afectan a la mitad de la población mundial. No son interpretaciones ideológicas o políticas, ni mucho menos, un invento de las mujeres.

Por eso Proclade Bética no ha dejado de trabajar por ellas antes como ahora, y está alerta para que su dignidad y sus derechos no sean conculcados ni aquí ni allí. Así visibilizamos, apoyamos, defendemos…

Empoderamiento integral de la mujer (Bolivia).
Ampliación del Centro Vida Digna que acoge a niñas supervivientes de violencia sexual (Bolivia).
Fortalecimiento de la Cooperativa de Mujeres ACOMADEGUA (El Salvador).
Desarrollo local con equidad de género (El Salvador).
Equipamiento del Liceo Ndongokani (R.D. Congo).
Becas para la escolarización de niñas (R.D. Congo).

 

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario