Que la dignidad para todos no sea solo teoría

17 de octubre de 2022. En un mundo caracterizado por un nivel sin precedentes de desarrollo económico, medios tecnológicos y recursos financieros, millones de personas viven en la extrema pobreza. Por el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza tenemos la oportunidad de dejar de pensar que este problema es exclusivamente una falta de ingresos, sino un fenómeno multidimensional que tiene que ver con la imposibilidad de vivir de acuerdo a la dignidad de cualquier persona.

Las personas que viven en la pobreza se ven privadas de derechos y se mueven en condiciones de trabajo precario, infraviviendas o viviendas inseguras, falta de alimentos nutritivos y saludables, acceso desigual a la justicia, falta de participación social y de oportunidades para ejercer la ciudadanía plena, dificultades para el acceso a una educación  y atención a la salud de calidad…

“La dignidad para todos en la práctica” es el tema del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza para 2022-2023. La dignidad del ser humano no sólo es un derecho fundamental en sí mismo, sino que constituye la base del resto de los demás derechos fundamentales. Por lo tanto, la «dignidad» no es un concepto abstracto: es inherente a todas y cada una de las personas por el hecho de serlo. En la actualidad, muchas personas que viven en la pobreza persistente ven negada y violada su dignidad.

Con el compromiso de poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que en todo el mundo las personas disfruten de paz y prosperidad, la Agenda 2030 volvió a hacer un gesto hacia la misma promesa establecida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Sin embargo, la realidad actual muestra que 1.300 millones de personas siguen viviendo en situación de pobreza multidimensional, y casi la mitad de ellas son menores y jóvenes.

La desigualdad de oportunidades y de ingresos aumentan bruscamente y, cada año, la brecha entre ricos y pobres se hace más grande. En el último año, mientras millones de personas luchan contra la erosión de los derechos laborales y la calidad del empleo, que consolida que exista escasez y pobreza incluso aunque se tenga trabajo, el poder empresarial y la riqueza de la clase multimillonaria han registrado un aumento sin precedentes.

La pobreza y la desigualdad no son inevitables. Son el resultado de decisiones deliberadas o de la falta de medidas, cuyo resultado es el descarte y la violación de derechos humanos fundamentales para una gran parte de la población. La violencia silenciosa y sostenida de la pobreza —exclusión social, discriminación estructural y desempoderamiento— dificulta la salida de las personas atrapadas en la pobreza extrema y niega su condición de ciudadanía de pleno derecho.

Lucha contra el Cambio Climático en África Oriental

Desde Proclade Bética también trabajamos y luchamos por unas condiciones óptimas en el mundo, donde haya igualdad de oportunidades para todos y todas. Uno de nuestros proyectos de cooperación internacional que tratan el tema de la erradicación de la pobreza, además de luchas contra el cambio climático, es el Proyecto de Lucha contra el Cambio Climático en África Oriental (Tanzania – Uganda – Kenya).

El proyecto se llevará a cabo en tres ubicaciones muy remotas de la misión claretiana en la delegación independiente de S. Charles Lwanga (Tanzania, Uganda, Kenya).

Los Misioneros Claretianos de la delegación independiente de S. Charles Lwanga tienen como prioridad apostólica en esta parte del mundo luchar contra el cambio climático. En África Oriental, donde los efectos del cambio climático amenazan la vida y el sustento de las personas más empobrecidas de las zonas rurales, se pretende iniciar un programa de reforestación y conservación del agua de lluvia, vinculado a una campaña de sensibilización. El proyecto está dirigido a mejorar la resiliencia y la gestión ambiental de las comunidades rurales frente a las ya evidentes consecuencias del cambio climático global.

En total se beneficiarán del proyecto 6.450 personas de las comunidades rurales. Como personas beneficiarias indirectas se considera el resto de la población de las comunidades donde se implantará que se calcula en 2.460 hombres, 3.240 mujeres y 3.630 niños y niñas. Es decir, un total de 9.330 personas.

(FOTO: Poblado de la India)

Conoce más sobre el Proyecto de Lucha contra el Cambio Climático en África Oriental (Tanzania – Uganda – Kenya).

Nos importa tu opinión, deja aquí tu comentario